¿Conviene invertir en Bitcoins?

Las formas del dinero han cambiado tanto en los últimos años que las más novedosas siguen sorprendiendo a propios y extraños. En ese camino han surgido las criptomonedas y con ello los bitcoins. La tentación es grande, por eso te contamos si conviene invertir en esta nueva divisa o no.

Claro que antes tienes que saber de qué se trata esta nueva modalidad de pago en la que empresas como gobiernos y sociedad en general han empezado a poner el ojo. El bitcoin no es otra cosa que una criptomoneda, faltaba más.

Este tipo de divisa es, de acuerdo con el estado de Nueva York que emitió la primera licencia para monedas digitales hace ya algunos años “cualquier tipo de unidad digital, creada u obtenida mediante el cálculo matemático, cuyo sistema está basado en internet y que se utiliza como un medio de cambio o una forma de valor almacenada de forma digital”.

De esta forma, las criptomonedas no son otra cosa que dinero virtual (no importa si te imaginas monedas o papel), que además tiene la posibilidad de escalar para incrementar su valor y ser utilizado por las personas que así lo desean.

¿Y qué son los Bitcoins?

Ahora bien, el Bitcoin es también una criptomoneda que sólo existe en el mundo digital por lo que es imposible ver una en el mundo real. No son la única moneda de este tipo que existe, pero sí es la más común y la que ha atraído la atención de más de uno.

El Bitcoin es un sistema que permite a una persona pagar a otra sin necesidad de intermediarios como los bancos, desde cualquier parte del mundo. Utilizan la tecnología de conexión de computadora a computadora para poder funcionar sin una autoridad central y de esta forma, las transacciones y emisión de dinero se llevan a cabo por los usuarios de la red.

Mientras que el dinero que los bancos de gobierno emiten puede ser inflado a voluntad, el Bitcoin está limitado matemáticamente a 21 millones de bitcoins y esto no puede cambiar.

Los bitcoins están en una cartera, una aplicación móvil o una computadora, y a través de dicha plataforma pueden enviarse y recibirse. Cada usuario de Bitcoin tiene una dirección propia, como si se tratara de un número de cuenta del banco.

Ahora, las transacciones bitcoin son seguras porque se ejecutan en un sistema denominado blockchain que se verifica con procesos matemáticos realizados en una supercomputadora. Verificada la transacción se puede concluir la recepción de esta moneda como pago.

El precio del bitcoin está detrminado en gran medida por las leyes de oferta y demanda. Como la oferta se limita a 21 millones de unidades, a medida que más personas lo utilizan aumenta la demanda que, en combinación con el suministro fijo, obliga al precio a subir.

De acuerdo con la revista Fortune, cuando esos 21 millones de bitcoins se extraigan para el año 2040, la cantidad real disponible para comerciar o gastar será significativamente menor ya que, como lo menciona Chainalysis, una firma que estudia el blockchain de bitcoins, al menos 3.79 millones de la criptomoeda estarían “perdidos”.

Si la estimación es real, entonces entre el 17% y 23% de los bitcoins existentes, que tienen un valor actual de alrededor de $8500 dólares cada uno, se estarían perdiendo.

Para entender ese fenómeno de pérdida cabe volver a la historia del bitcoin. Todos indican que se formó gracias al japonés Satoshi Sakamoto en 2008, pero no estuvo disponible en línea sino hasta 2009. La identidad de Sakamoto nunca ha sido revelada, pero su fenómeno ha producido toda la especulación posible.

El número de personas que usan bitcoins en el mundo sigue siendo relativamente pequeño, pero lo que más llama la atención es que en términos de una moneda tradicional, fluctúa de forma significativa a diario permitiendo que más personas empiecen a utilizarlo.

A principios de 2011 un Bitcoin valía menos de un dólar, pero en 2015 su precio alcanzó cientos de dólares.

Por sus características los bitcoins se pueden cambiar por dinero real y poco a poco se ha ido sumando a distintos sitios que lo aceptan como método de pago. Incluso han surgido iniciativas que permiten pagar de forma física con esta moneda a través de la cuenta de usuarios bitcoin con la tarjeta de débito Bitcoin Visa.

Algunas ventajas del Bitcoin

Esta moneda no se puede falsificar pues su emisión depende de problemas matemáticos complejos. Cada tanto se crea un nuevo problema y los mineros intentan resolverlo. Cuando lo logran pueden llevarse bitcoins como premio. No hay forma de que los mineros falsifiquen criptomonedas o inventen problemas fuera de tiempo, lo cual limita el número de unidades existentes.

Además, la certificación de las transacciones la hacen personas conectadas a internet llamadas “mineros” que prestan su infraestructura computacional para verificar la transacción y así obtener un bitcoin a cambio.

La posesión de bitcoins está certificada y puede ser depositada en una cartera digital en la computadora o en un Smartphone o bien, en línea en servidores de intercambio de criptomonedas.

Un ataque a la infraestructura operacional del bitcoin sería casi imposible pues, como lo señalan distintos servidores la red bitcoin tiene un “poder computacional” mayor a las 500 supercomputadoras más potentes combinadas por lo que es casi imposible hacer un fraude con esta divisa.

¿Cómo empezar a invertir en Bitcoins?

Existen distintas formas de invertir en Bitcoin. Puedes comprar la moneda esperando a que se aprecie su valor, puedes invertir en compañías relacionadas al bitcoin o bien, puedes empezar a comerciar con esta divisa.

Acuñar la moneda

La forma más común de invertir en esta criptomoneda es comprarla esperando a que su valor se aprecie. En inglés el término se conoce como hodling y muchos lo relacionan con el codicioso tío del Pato Donald, Rico McPato quien tenía una gran afición por juntar dinero sin saber muy bien para qué.

En todo caso el punto sería que tú sí sepas para qué invertirlos pues pueden ayudarte a crecer si tienes una empresa. Aunque tienes que estar consciente de lo que representaría invertir comprando y manteniendo los bitcoins.

La recomendación es nunca invertir más de lo que se está dispuesto a perder. Los Bitcoins son una inversión muy riesgosa pues pueden cambiar de la noche a la mañana, desde depreciarse hasta desaparecer o aumentar su valor por los cielos.

Si compras puedes hacerlo en las páginas especializadas en ello como las que ponemos a continuación.

  • Coinbase: Tiene una comisión del 3.5% sobre el valor de los bitcoins que adquieras y es uno de los sitios más populares.
  • Kraken: Su comisión es apenas del 0.16% al 0.26%.
  • LocalBitcoins: Está pensada para la compra de criptomonedas de persona a persona.
  • Bitso: Una iniciativa mexicana en la que se pueden adquirir bitcoins con costos en pesos mexicanos.

Una vez adquiridos, la recomendación es almacenar los bitcoins en un monedero personal y nunca en un Exchange, incluso se recomienda almacenar las criptomonedas en un monedero físico o hardware wallet.

Además, debes estar seguro de que la casa de cambio en la que estás comprando los bitcoins es la opción para que lo hagas. Para una buena acuñación se recomienda no comprar todo en una sola transacción sino hacerlo en una misma cantidad fija mes a mes o semana con semana.

Así, es como se puede promediar el costo del bitcoin durante el año.

Comerciar con Bitcoins

Comerciar con bitcoins es el equivalente a comprarlos con un precio bajo y venderlos de vuelta con un precio mayor y en intervalos cortos de tiempo. No obstante, lograrlo con éxito requiere de conocimientos y práctica.

El mercado es tan riesgoso que está lleno de una gran cantidad de personas que esperan a que los principiantes entren y tiren todo su dinero al negociar sin rumbo.

El riesgo de invertir en bitcoins

Además de las dos formas que vimos previamente también puedes invertir en bitcoins al convertirte en minero, pero lograrlo requiere de una gran infraestructura tecnológica que no precisamente está a la vuelta de la esquina.

El Bitcoin tiene riesgos propios de sí mismo que van desde precios que pueden caer en picada en tan solo un minuto o fugas instantáneas si uno de los grandes inversores actuales se retiraran de la jugada.

Además, la falta de regulación hace de este un mercado verdaderamente libre: se pueden hacer transacciones las 24 horas del día, pero a un costo de riesgo muy alto.

En nuestro país, el uso de esta criptomoneda se ha intensificado desde 2014, pero las subidas y bajadas de más del 40% en esta divisa, han llevado a los órganos legislativos a incluir estos activos en el borrador de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera más conocida como Ley Fintech.

Recientemente el texto fue aprobado en el Senado de la República y aún está pendiente su aprobación en la Cámara de Diputados, ¿por qué regular este mercado? La ley buscará evitar el lavado de dinero y fraudes que ocurren con esta moneda no supervisada.

El Banco de México será el principal encargado de vigilar los activos virtuales que funcionan en nuestro país (Bitcoin, Ethereum y Ripple, otras monedas) que están principalmente distribuidos por Bitso. De esta forma se asegura que el dinero que se traslade a criptomonedas no sea de procedencia ilícita, otro de los riesgos del bitcoin.

Así que, ahora que ya sabes cómo funcionan los bitcoins y sus riesgos, puedes pensar en invertir en los mismos. Piensa en el riesgo, pero en posibles ganancias también. O, si tienes una empresa, conoce otras formas de invertir como créditos con instituciones financieras reguladas o medios convencionales.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *