Historia de éxito de Emilio, empresario dedicado a la pintura automotriz

Emilio por enfocarse en mejorar los procesos de producción y a las ventas en su negocio, descuidó la parte administrativa y el contador que tenía en ese momento, incurrió en malos manejos y no pagó algunos impuestos, por lo que el SAT decidió embargarle las cuentas bancarias del negocio.

Él tenía una línea de crédito con otra financiera, pero al explicarle su problema, no quisieron asumir el riesgo y terminaron la relación profesional. Acudió con nosotros y decidimos creer en él. Le prestamos 4.5 millones de pesos por considerarlo una persona solvente que sólo tenía problemas administrativos, ¡sabíamos que iba a salir adelante!

Emilio está a punto de cubrir su crédito, la historia de terror que tuvo con la autoridad quedará en el pasado y nosotros nos sentiremos totalmente orgullosos de haber confiado y apostado en él.

Todos los clientes que llegan a Financiera Cualli son diferentes. Cada uno llega con nosotros con una necesidad en particular de financiamiento y nosotros siempre estamos ahí para escucharlos y estamos dispuestos a armar un producto especial para cada uno de ellos. Sus problemas no nos asustan, somos expertos en resolverlos, medimos los riesgos, los calculamos y afrontamos de la mano con nuestro cliente.

En la mayoría de las ocasiones, la asesoría y la gestión que ofrecemos deja a nuestros clientes con sus finanzas totalmente saneadas y pueden ser candidatos a créditos empresariales de mayor envergadura con instituciones bancarias.

Si tú también deseas contar con un seguro de liquidez, pre-califica ahora, el único requisito para comenzar el trámite es saber si cuentas con un inmueble que puedas dejar en garantía.

Categoría(s): Historias de Éxito

Comentarios