Los beneficios de tener un plan de negocios

Desarrollar un plan de negocios de forma exitosa puede ser la diferencia entre una empresa que destaque y otra que esté destinada al fracaso. No se trata de anticiparse a todo lo que puede pasar cuando se emprende o se expande un negocio, pero al planificar se pueden alcanzar ordenadamente las metas de una empresa.

Un plan de negocios es en un documento en el cual se escriben las acciones para llevar a una empresa a mejores términos. Es una memoria y a la vez una proyección de los objetivos que el negocio tiene que cumplir con la finalidad de crecer, aumentar su producción y vender cada vez más.

Para elaborar un plan de negocios es fundamental tener en cuenta elementos como la situación actual de una empresa, los aspectos característicos de la misma, el tipo de productos o servicios que tu negocio vende, los costos de los mismos y el potencial que tienen en el mercado, así como su vigencia y oportunidad de crecimiento.

Saber si el plan funciona o no es vital para la continuidad de tu empresa y por eso se tiene que supervisar de forma constante para poder cambiarlo en caso de que no ayude a la rentabilidad del negocio. Además, siguiendo los pasos del plan, te darás cuenta de los beneficios de contar con uno. Se trata de una lista bastante amplia porque, después de todo, ¿qué es mejor, tener un mapa de cómo vas a operar, o no tener nada a la mano?

1. Tener objetivos claros

El documento en el cual proyectarás las intenciones de tu negocio es la oportunidad para “contarte a ti mismo” qué es tu empresa, qué hace, por qué, de qué forma, para qué y para quién. Esta suele ser la forma más eficiente de dar continuidad o poner en marcha nuevos planes del negocio.

Esto lo puedes hacer al definir una serie de objetivos para tu empresa. Haz que esos objetivos sean medibles y específicos, por ejemplo, tener cierto número de ventas mensuales, mantener cierto margen de ganancias o lograr estrenar al menos tres productos nuevos en un año, por citar algunos ejemplos.

El éxito puede presentarse con base en la definición de objetivos, pero si no se trabaja con ellos, entonces es como si no tuviera sentido darle continuidad a un negocio. Además, te permitirá saber cuáles son las áreas más importantes a controlar en el negocio.

Mientras el plan sea flexible, podrás adaptarte a nuevos fenómenos y circunstancias en cualquier momento de la vida de tu negocio y empresa.

2. Es una carta de presentación

Cuando tienes una empresa, es necesario que la presentes al mundo con sus mejores características. De esta forma, el plan de negocios es en dónde se puede establecer la forma de decirle al mundo quiénes somos, nuestra misión, visión, objetivos y valores.

Los planes de negocio suelen ser tan variables que pueden presentarse en forma de una carpeta, un documento de texto, un video o una presentación gráfica. Todos son maneras válidas de mostrarle tu cara al mundo cuando estás buscando inversionistas o nuevos puestos directivos.

Aunque no está precisamente contenido aquí, también puedes mostrar el plan a potenciales nuevos colaboradores para comunicarles la estabilidad que representa trabajar en tu empresa o el crecimiento que pueden tener en ella. De esta forma puedes empezar a crear un equipo mucho más eficiente y motivado por los objetivos que tu plan establece.

3. Proyectar de forma asertiva

Los mercados están en un cambio constante y abrumador. Un día exigen un producto y al siguiente otro diferente. Cuando se trata de proyectar, el plan de negocios te dará resultados que pueden ser asertivos al establecer mercados potenciales, calcular los costos de producción, revisar estrategias de ventas, la transformación de interesados en compradores y todos los procesos que se dan al interior de tu negocio.

No se trata solamente de pensar en duplicar la producción mensual, sino de fundamentarlo con números proyectados en tu plan de acción. Después de todo, hacer negocios es actuar para generar prosperidad para tus socios y tu empresa.

Tu plan te permite confrontar las ideas que tienes con la realidad. No puedes vivir en la fantasía de la prosperidad sin plantear cómo es que la vas a conseguir. Por ello es fundamental imprimirle al mapa los factores más relevantes de tu negocio sin pasar uno solo por alto.

Cuando se sabe cómo participar activamente en el mercado es mucho más sencillo no perder de vista lo que se esperaba del negocio cuando lo pusimos en marcha.

4. Tu negocio tendrá más sentido

Plantear una estrategia dota a tu compañía de sentido en factores que antes desconocías como importantes. Sólo después de promover un plan de negocios es que puedes establecer cuáles deben ser las áreas de crecimiento de tu empresa.

Por ejemplo, si al desarrollar un plan descubriste que la rotación de colaboradores en tu empresa es constante y siempre acaban por ser distintas las personas que iniciaron el año, y las que lo concluyeron, sería importante revisar qué es lo que no se logra en la parte del capital humano.

Esa pequeña acción puede dotar de sentido a tu empresa para que así pueda seguir creciendo a razón de mucho tiempo, dándole continuidad al plan que has establecido. De esta forma tu plan te permite monitorear qué es lo que se necesita que pase y en qué orden.

Por ejemplo, si estás por lanzar un nuevo producto seguirás etapas de diseño – evaluación – producción hasta llegar a la etapa de mercadotecnia, decisiva a la hora de determinar el éxito de tu nueva creación. Cada una de las etapas tiene vital importancia para mantener la cohesión y organización del negocio y un plan puede brindarte esto.

5. Estarás siempre al día

El negocio funcionando bajo los esquemas del plan es un método ideal para definir los lugares y eventos que acontecerán en el periodo que se establezca. Se recomienda que estos “cronogramas” de actividades sean implementados en todas las áreas de la empresa a fin de que estas den cumplimiento a su lista de labores.

Así, el uso de un calendario también te permitirá delegar tareas cuando se trate de procurar atención a áreas de tu empresa que no estén cumpliendo con los objetivos de la misma. Gracias a estas fechas sabrás quién ha cumplido su trabajo, quién no, y podrás ayudar a quienes más lo necesitan.

Con todo esto podrás evaluar a tu equipo de trabajo, medir sus resultados y registrarlos para sacar algunas métricas. Para ello también es de suma importancia que compartas tu plan entre tus colaboradores, esto los hará perseguir los objetivos y hacer lo posible para que el negocio siga creciendo. Hazlos sentir lo que son: una pieza fundamental de tu empresa.

6. Preservarás tu liquidez

Para que todo negocio empiece a crecer necesita de liquidez financiera. Un plan es también un presupuesto que tendrá en cuenta los ingresos y egresos de la empresa a lo largo de un año y las formas en las que se hará la inversión y se destinarán recursos. Un negocio no se puede dar el “lujo” de administrar de forma incorrecta el flujo de efectivo pues las consecuencias serían catastróficas.

Es así que se establece un presupuesto, pero ¿qué más se puede hacer? Supongamos que el plan establecía un objetivo que debía realizarse dentro de 12 meses, y por la buena gestión del negocio el objetivo logró cumplirse en seis. De esta forma puedes empezar un nuevo plan y seguir aumentando tu empresa.

¿Qué necesitas? Será esencial contar con una fuente de ingresos que te permita tener liquidez financiera para concluir viejos proyectos e iniciar nuevos. Esto lo puedes lograr al solicitar un crédito que no necesariamente tiene que venir de la banca comercial.

Conoce Cualli y las oportunidades para que realices tu plan de negocios.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *