Pasos para ser un referente de negocios en la industria

Convertirse en un referente de negocios no es imposible, pero depende en gran medida de hacer un ejercicio constante de evaluación comparativa para descubrir en qué áreas mejorar el desempeño del negocio. En este artículo reunimos las claves para convertirte en un referente.

En la actualidad no es sencillo ser un líder empresarial que toma decisiones corporativas que por momentos parecen estar más allá de sus ojos. Lo que elija tiene que darle una cifra de muchos ceros al final de cada año y además, la oportunidad de convertir a su empresa en un referente.

De acuerdo con el estudio Perspectivas de la Alta Dirección 2017 realizado por la consultora internacional KPMG, para ese mismo año, el 69% de los directivos esperaban que la rentabilidad de su empresa aumentará en uno o dos dígitos. Conseguirlo puede ser una de las formas para convertirse en un referente del sector.

Para los empresarios puede que suene fácil alcanzar esa meta de convertirse en un referente, pero lo cierto es que nunca se sabe a ciencia cierta de qué se trata esta tarea tan compleja.

¿Cuál es la base del éxito?

No basta con que el liderazgo de un empresario se ponga a prueba todos los días con las decisiones que toma, que correctas, le dan una mejor posición a la empresa. La realidad es que no basta con ser un gran líder.

Alcanzar las metas que nos planteamos depende en gran medida de pasión y talento, pero también de saber comunicar ese deseo de convertirnos en un referente de la industria. En pocas palabras, si un líder no sabe poner sus pensamientos en palabras, no será capaz de ordenar, ejecutar ni conseguir el éxito.

Estrategias claras de comunicación suponen la base para repartir un mensaje con las personas adecuadas en las plataformas idóneas y con los resultados esperados. Sin preocuparnos de la forma en la que comunicamos, convertirnos en referentes será imposible.

Ser ese buen líder que toma las mejores decisiones ya no es la opción, tienes que aprender a salir del círculo tan cerrado que representa el mundo de los negocios, y aprender que en el mundo actual las transacciones se realizan por todos los medios posibles.

Si en el pasado la calidad era un garante de crecimiento, en la actualidad ya no se trata sólo de calidad sino de cómo nuestros productos o servicios se convierten en referentes.

Por dónde empezar:

Concéntrate en lo que impulsa tu negocio:

Los principales impulsores de un negocio son los procesos que, verificados, podemos saber que sustentan el éxito de nuestra empresa. Dichos procesos varían de un sector a otro y de una empresa a otra.

Por ejemplo,  las empresas que proporcionan servicios, deben tomar en cuenta la atención al cliente como uno de los factores clave en los que puede impactar más allá de lo interno. Pero, si tu empresa es una manufacturera entonces debe tomar en cuenta la velocidad a la que trabaja su línea de producción.

Todos estos factores son clave en la consolidación de tu marca como un referente hacia el exterior.

Compárate con otros negocios

Hacer un análisis de competitividad con respecto a otras empresas, puede ser muy útil para descubrir nuevos nichos de oportunidad que le den más representatividad a tu negocio. Debes escoger a competidores similares a ti y con objetivos parecidos. De esta forma descubres qué es lo que puedes mejorar dentro de tu empresa.

Además, compárate con empresas superiores a la tuya y fuera de tu sector en las áreas que deseas medir. El enfoque de análisis que elijas puede ayudarte a superar a competidores similares aplicando lo que ves en empresas más grandes que la tuya.

Por ejemplo, ten en cuenta sus estándares de calidad y qué ventaja tienen en comparación con la tuya. También analiza qué nuevos modelos de venta están implementando, por ejemplo, en línea o por otros medios.

¿Los objetivos estratégicos del competidor se parecen a los tuyos?

Evalúa la eficiencia de tus procesos

Tu negocio tiene técnicas especiales de producción, controles de calidad, administración de almacenes, y toda una estrategia de ventas por desarrollar y efectuar. ¿Te has preguntado de la efectividad de todos estos procesos? ¿Utilizan la tecnología adecuada? ¿Otras empresas se están beneficiando de hacerlas?

Al evaluar la eficiencia de tus procesos puedes encontrarte con la pertinencia de seguir haciéndolos de esa forma o, tener que cambiar drásticamente la forma en la que los pones en marcha. Al entender procesos como estrategias, puedes analizar la conveniencia y vigencia de lo que hace tu empresa al interior.

Ve cómo operan tus recursos

Haz una radiografía general de tu negocio: el número de empleados que tienes, cuántos recursos destinas y a qué, cuál es tu retorno de inversión, cuál es tu inversión en tecnologías de la información y qué partes de la empresa tienen mayor crecimiento.

De esta forma puedes ponderar el uso de recursos y resaltar áreas en las que puedes ahorrar o mejorar aunque gastes un poco más. Es aquí en donde puedes descubrir de qué forma o hacia qué aspectos tienes que mejorar.

Cuando lo hagas descubrirás que hay áreas de oportunidad en alguno de los departamentos de tu empresa o bien, puedes pensar en hacer una remodelación de las instalaciones. Todas las acciones que emprendas debes pensarlas en pro de una mejora.

Realiza investigación

Una forma excelente de ser un referente es que, con toda la información y experiencia que has reunido a lo largo de los años empieces a realizar investigación. Sin importar el sector, todas las empresas deberían invertir en hacer un trabajo que detalle de qué forma está creciendo esa industria o cómo su trabajo ha impactado en una comunidad.

Por ejemplo, si estás en el sector de la ciberseguridad, tu empresa puede sustentar un informe que incluya mejores prácticas que ayuden a garantizar este tema en todos los ámbitos que funcionen con informática en el país.

Por otra parte, si tu sector es educativo puedes proponerte la realización de un estudio que evalúe el estado actual de la educación en una región o en un país.

De cualquier forma, la realización de investigaciones siempre es un aliciente para que cualquier empresa se convierta en un líder en el sector.

Haz alianzas estratégicas

Así como la realización de investigación te ayuda a convertirte en un referente, hacer alianzas estratégicas también lo puede lograr. Seguramente en tu sector existe algún regulador o alguna asociación que lucha por garantizar derechos de algún tipo.

Busca alianzas con estos órganos para que puedas dar renombre a tu empresa, pero naturalmente haz que este proceso se dé con un interés real tras de sí. Aliarse a organizaciones de la sociedad civil u otras iniciativas tiene la finalidad de hacer de tu industria algo más comprometido con el momento actual.

Además, incluso podrías formar alianzas con tus competidores para formar una asociación especializada por procurar transparencia, derechos, una justa distribución de la producción, o mejores condiciones de trabajo en el sector que comparten.

Formar parte de un gremio te dará renombre.

Define tu alcance y documentalo

Para darle un mejor lugar a tu empresa puedes analizar el impacto que tiene tu negocio dentro de su comunidad y documentarlo. Como una forma de responsabilidad social empresarial, tu organización puede procurar la publicación de documentos en los que de a conocer más sobre su labor y las acciones que realiza para reducir su impacto negativo.

Además puede realizar más acciones como estrategias de concientización sobre algún tema en específico o implementar un programa de apoyo a los más necesitados. Todas estas técnicas generarán un impacto positivo en tu empresa y demostrará su liderazgo.

Ahora bien, algo de lo que no debes olvidarte es que la aplicación y desarrollo de todas las estrategias para consolidar tu negocio y convertirlo en un referente dependerán en gran medida de una estrategia de comunicación adecuada.

Un equipo de comunicación fuerte te ayudará en la consolidación de tus estrategias y te permitirá incrementar aspectos tan importantes como el fortalecimiento de tu equipo de mercadotecnia y de ventas.

Además, realizar investigación o incrementar tu producción dependerá de un buen y constante flujo de efectivo. Asegúrate de que así sea y empieza a llevar aún más lejos tu empresa. Puedes financiar tus proyectos de distintas formas, pero algunas serán mejores que otras.

Comentarios

  • Excelentes reflexiones. Gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *