Asesores Financieros: ¿por qué necesito uno?

Actualmente, las finanzas de los negocios requieren del apoyo de especialistas que nos indiquen el mejor camino para hacer exitoso nuestro negocio, empresa o nuestra vida familiar.

Con el paso del tiempo, las necesidades económicas van cambiando, no es lo mismo el patrimonio que forma un joven de veinte años, al de alguien con un recorrido más amplio por la vida.

Las  inversiones privadas conforman el 18.7% del PIB de nuestro país, es decir, personas como tú que se atreven a poner su negocio o empresa. En este sentido, con este porcentaje y la importancia que tiene para la vida del país, necesitamos cuidar nuestras inversiones y estar atentos de los factores que pudieran afectarles como el contexto económico y  social en el que vivimos.

Una de las grandes opciones con las que contamos en este camino son los “asesores financieros”.

Desde el hecho de crear una empresa, hasta considerar expandir nuestro mercado a nuevos clientes o atrevernos a llevar nuestro negocio a puntos geográficos nuevos, la ayuda de un asesor financiero nos servirá en estas decisiones que tomemos.

¿Qué es un Asesor Financiero?

La primera pregunta que tenemos es “¿Qué es un asesor financiero?”.

Es aquella persona que puede darte consejos técnicos respecto a tus inversiones, debe tener conocimiento de distintos aspectos: marco normativo, matemáticas financieras, títulos de deuda, mercado de capitales, derivados, sociedades de inversión, riesgos, análisis económico, ética, entre otros.

El sector financiero se enfrenta actualmente a una situación de transformación con fusiones bancarias o procesos de reestructuración, entre otros. La digitalización está ocasionando la mayor parte de estos cambios con la progresiva automatización de muchos puestos de trabajo. Normalmente podemos apoyarnos en un empleado de banca o en un  gestor comercial, estás figuras tendrán que evolucionar, ya que muchas de sus actividades se cubrirán por la digitalización de la banca.

Por ello, los profesionales que correrán mayor suerte en el futuro serán aquellos que sepan evolucionar a asesor financiero, un profesional con vocación de emprendedor y de servicio al cliente.

Los conocimientos básicos que debe poseer un buen asesor financiero son:

Financiero: contar con una sólida base financiera requerida para asesorar a clientes tiene que ver con las matemáticas financieras, estadística y variables que puedan afectar al comportamiento de los activos (en general de los mercados financieros) como los indicadores de tendencia o macroeconómicos. Asimismo, deben comprender el funcionamiento de los principales mercados de renta variable, renta fija, derivados y divisas.

Fiscal: conocer el marco tributario en vigor, así como los impuestos que se tienen que pagar en ese país o en otros países si es un cliente internacional. Por lo tanto, debe conocer el IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas), el impuesto de sucesiones,  el impuesto de sociedades, etc. Con todo ello, el asesor debe ser capaz de realizar una planificación fiscal teniendo en cuenta multitud de variables del cliente.

Legal: aunque en muchos casos las entidades tienen departamentos específicos que dan apoyo a los asesores, no escapa que tengan una adecuada formación en este aspecto, porque él será quien medie entre la asesoría legal y el cliente.

Es clave para ser un buen asesor financiero es transmitir al cliente con precisión, rapidez y de una forma clara y sencilla, una gran cantidad de información por múltiples canales.

Con semejante cantidad de información, el asesor debe ser capaz de anticiparse a la competencia y a la información que tiene el cliente, recomendando los productos que mejor se adapten al cliente y ofrezcan una adecuada rentabilidad-financiero fiscal.

Pareciera que la necesidad de un asesor financiero debe ser sólo para cuestiones de riesgo; sin embargo, debemos comprender que su función no sólo radica en darnos soluciones de emergencia, sino también indicarnos el momento adecuado y las formas para dar un paso adelante en nuestra empresa, es decir, en nuestro proceso de expansión, sin olvidar que también nos facilita mantener sanas nuestras finanzas en todos los niveles, incluyendo el familiar.

Un asesor financiero indicado para nosotros y nuestra empresa puede guiarnos en el camino de la expansión de la siguiente forma: asesorando en torno a fusiones, emitiendo acciones, diversificando fondos de inversión, consiguiendo liquidez y haciendo crecer negocios.

Otra función relevante de los asesores financieros es la asesoría personalizada que hará de tu situación económica.

El hecho de que se dedique al 100% a la lectura e interpretación de tus finanzas permite que tú no te estreses por cuestiones que quizás no sepas manejar de tu negocio, y esto se verá reflejado en mayor tiempo con la familia y las personas que más quieres.

¿Cómo se hace un análisis financiero de mi empresa?

Para poder darte las mejores opciones, tu Asesor Financiero deberá proceder de la siguiente forma:

Los factores internos (aquellos inherentes de la empresa para planificar, corregir y gestionar) y los externos (la situación actual de la empresa y la tendencia a futuro).

El análisis financiero contempla la observación y estudio de datos contables de la empresa, índices y contextos económicos y competitivos en los que se desenvuelve la organización. Al respecto existen tres conceptos en los que se basa este análisis:

Rentabilidad: las cuentas relacionadas con ingresos, costos y resultados. Aquí se determina no sólo el valor, sino también la composición, calidad, evolución y proyección de la empresa.

Liquidez: la capacidad de hacer frente a las necesidades de recursos y cumplir con las deudas a corto plazo. Los conceptos que se analizan son endeudamiento, activo circulante, periodo de maduración, rotación, entre otros.

Solvencia: la capacidad de cumplir con las deudas a largo plazo, así como las posibilidades de crecimiento a futuro. En este nivel se analizan endeudamiento a largo plazo, patrimonio, fuentes de financiación, entre otros.

Lo anterior nos demuestra cómo necesitamos ayuda no sólo con los conceptos que rodean nuestra empresa y también nuestra economía familiar (que objetivamente se juntan, ya que todos los empresarios deciden iniciar su compañía para beneficios de la familia), sino con la praxis que requiere cada uno de estos aspectos.

Nuestra empresa debe funcionar como una máquina perfecta, y para eso un Asesor Financiero será de gran ayuda para quitarnos el estrés de encima, y sobre todo para tomar las mejores decisiones que beneficien a nuestra empresa.

¿Por qué necesito un Asesor Financiero?

Ya que hemos explicado cómo funciona un asesor financiero, sabemos que debes estar preguntándote: “¿Necesito un asesor financiero personal?”.

Pues bien, lee la siguiente lista y marca todas las opciones con las que te sientes identificado:

  • Tienes un patrimonio considerable, es un hecho que necesitas protegerlo.
  • Deseas establecer planes, estos requieren de las mejores estrategias de ahorro e inversión.
  • Necesitas establecer prioridades o estrategias de ahorro e inversión, un asesor financiero puede ayudarte a tomar las mejores decisiones.
  • Quieres optimizar las rentabilidades de tus inversiones.
  • Piensas obtener algún crédito, ya sea familiar o para tu empresa.
  • Deseas planificar la mejor forma de retiro o plan de pensiones a partir de la realidad económica actual y a futuro.
  • Estás por adquirir una hipoteca para tu vivienda.
  • Quieres trazarte diversas metas financieras y necesitas la mejor opinión al respecto.
  • Tienes por delante un matrimonio, o incluso un divorcio y quieres ajustar tus finanzas para estar tranquilo.
  • Estamos seguros que marcaste más de una opción, y queremos comentarte que todas estas situaciones de vida, familiares o empresariales no deben tomarse a la ligera.

Si te identificas con una o más, recuerda que tienes la opción de consultar un asesor financiero, quien evaluará tu situación personal y te ofrecerá soluciones que se adapten a ti. Sea cual sea  el caso, la realidad es que tenemos frente a nosotros una situación común: la necesidad de ahorrar para poder disponer del dinero suficiente para lograr las metas. La gestión de ahorro y hacerlo crecer, es necesario un buen asesoramiento financiero personalizado que nos ayude a decidir qué estrategia de inversión es la más adecuada y qué productos financieros se adaptan a nuestro perfil de inversor.

Vale la pena recordar que de todas las propuestas y consejos que pueda darnos nuestro asesor financiero, al final el cliente tiene la palabra final, y es quien decide si se seguirá o no ese modelo financiero.

Aunque sabemos que podemos investigar acerca de cuestiones económicas y financieras, siempre es recomendable, y sobre todo por la importancia que tiene cuidar nuestro patrimonio que tanto nos ha costado, acudir con un especialista que nos indique las mejores opciones respecto a nuestras finanzas.

Así, un asesor financiero estará atento a tus necesidades, a tus problemas y a tus expectativas para ofrecerte soluciones en todos los niveles que sean pertinentes.

Todas estas tareas que lleva a cabo tu asesor financiero requieren de sensibilidad y un comportamiento ético máximos en tu asesor, ya que la confianza será una piedra angular en la relación que tengas con él.

De esta forma, te recomendamos solicitar una cita con nosotros si tienes un proyecto en el cual requieras liquidez y tengas un inmueble para dejarlo como garantía de un préstamo, ya que contamos con el personal calificado en todos los ámbitos, tanto profesional como humanamente, para apoyarte en el camino que necesite tu empresa.

Al final, para nosotros nada es más importante que el mayor activo que podemos tener: tú.

Tu satisfacción y tu seguridad financiera nos mueve a prepararnos y conocer los cambios en los escenarios económicos, inmobiliarios y jurídicos para ofrecerte las mejores opciones.

Estamos para cuidar tu patrimonio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.