Características y cualidades que debe tener un líder ejemplar

La importancia de ejercer un buen liderazgo es simple: un buen líder puede hacer que hasta un plan de negocios débil tenga éxito. Trabajar en las cualidades y características esenciales de un líder es esencial para influir positivamente en los que te rodean, lo que podría relacionarse directamente con el éxito o fracaso de todo lo que te propongas.

Un líder no es aquel que busca llamar la atención, sino quien al proyectar las cualidades que lo conforman, busca influir positivamente en los demás; con el objetivo de desarrollar la imagen de confianza y seguridad en ellos.

Una mala gestión puede desembocar en el fracaso de cualquier organización. La visión de líder como un dictador, que se encarga de dar órdenes, está en el pasado. Para prueba de esto basta con recordar lo que sucedió con uno de los fundadores de Uber.

Travis Kalanick tuvo que renunciar luego de recibir una carta por parte de miembros del consejo de administración de la compañía. Kalanick era conocido por ser una persona que utilizaba a las personas para lograr lo que quería. A esta forma de liderazgo se le conoce como el síndrome de Apolo. Una de las características principales de este síndrome es el de la competencia extrema, que se resume en ganar sin importar lo demás. Al final esta actitud de Kalanick se introdujo en la empresa y eso fue su perdición.

Con esto en mente y para evitar en lo posible que te conviertas en un líder apolo, en este artículo te presentamos las características y cualidades que debe tener un líder ejemplar:

Se conoce a sí mismo y a su organización

Lo mejor es que empieces desde el interior. Un líder ejemplar analiza cuáles son sus debilidades y fortalezas para trabajar en los aspectos que lo vuelven más vulnerable y las dificultades no lo tomen por sorpresa.

No se trata de omitir los defectos que puedes tener, sino de tratar de fortalecerlos. Siempre enfocándote, sobre todo, en enfocar tu energía en potenciar tus características más fuertes.

Tiene objetivos definidos

Establecer claramente los objetivos es fundamental para poderlos alcanzar. En la medida que seas capaz de saber realmente lo que quieres, podrás generar la energía y la decisión necesaria para poner manos a la obra en lo que te propongas.

Definir el porqué haces lo que haces te dotará de claridad. Muchas personas actúan quizás de manera automática sin comprender en profundidad las razones. Pero un líder ejemplar lo debe tener claro desde un comienzo, pues carga con la responsabilidad de que hay personas que lo siguen y que dependen de él.

Poseer esta clara visión a futuro permitirá a otros sumarse a los mismos ideales más fácilmente, pues al haber claridad no existen dudas y por tanto no hay pérdidas de tiempo.

Analiza su terreno

Cualquier líder debe empezar por conocer el terreno donde está parado. La mayoría de las ocasiones se puede pasar por alto amenazas y oportunidades que se pudieron haber previsto y visualizado si se hubiera dedicado algún tiempo en hacer esta tarea.

A través de investigaciones con clientes, proveedores y colegas un líder puede estar al tanto de los retos a los que se enfrentan. Una investigación de mercado tiene como resultado conocer las perspectivas de los competidores, saber la reacción que tienen hacia nuevas iniciativas y predecir el potencial de nuevas ofertas.

Arma equipo

Las personas con las que nos relacionamos tienen características que los convierten en individuos únicos. Reconocerlas es una cualidad que todo líder debe tener. Debes saber quien de tu equipo podrá cumplir la expectativa, debes saber realinear a tu equipo.

La creatividad y pasión de las personas son el motor de su vida y de su trabajo. Entender esto y liderar enfocado en el entendido de que no existen los empleados, sino los colegas, marca la diferencia de un líder exitoso.

Se debe dejar de lado el estilo de liderazgo donde sólo se ordena y se controla. En cambio, un verdadero líder debe inspirar a los demás a que lo sigan. Al reconocer las capacidades individuales las personas se sentirán más tomadas en cuenta y por tanto se involucraron en lo que te propongas.

Poner en práctica este punto tiene cierto grado de dificultad, partiendo de la idea de que todos queremos ser comprendidos; casi no nos preocupamos por ponernos en el lugar del otro. Casi nadie escucha queriendo comprender, sino con la intención de emitir un punto de vista.

Cuando comprendemos a las personas, estas depositan su confianza en nosotros, bajan sus defensas. Es ahí cuando el trabajo del líder está hecho.

Debe estar actualizado

El líder debe rodearse de gente que le agregue valor, de información y consejos sobre cómo actuar. Dotarse de varios puntos de vista te permitirá tener una visión más grande de las oportunidades y amenazas con las que te puedes cruzar.

Es importante no perder de vista lo que está haciendo tu competencia y estar preparado para lo que sea. Sentirte cómodo en tu zona de confort es de lo peor que te puede suceder, pues el hecho de que en el momento presente todo esté bien, no quiere decir que en un futuro todo siga igual.

Este punto también tiene que ver con el uso de la tecnología, pues todo líder debe estar dispuesto a aceptar las nuevas herramientas y que sean de alto valor para tu organización.

Como sabes, la tecnología tiene que ver con un sentido de eficiencia y precisión de los procesos, es por eso que contar con la más actualizada contribuye a generar ventaja competitiva. Entre más rápido se cuente con la actualización, mayor será la ventaja.

Comunicarse efectivamente

Este aspecto es fundamental por el simple hecho de que sin comunicación no existe el liderazgo. El líder debe ser capaz de transmitir eficazmente la información para que sea entendible al grupo.

Esta comunicación además deberá aportar motivación, reforzar los valores de la organización, debe envolver e integrar a los miembros del grupo, pero, al mismo tiempo, darle importancia a cada individuo.

El líder, además, debe tener un alto conocimiento en la comunicación no verbal. Pues está comprobado que el 65% de lo que se comunica en una conversación cara a cara es por movimientos y gestos, contra el 35% que pertenece a lo hablado.

Por eso, es importante cuidar la postura, las miradas, los gestos, el movimiento de las manos, el tono con el que se habla, la velocidad de articular palabras, etc.

Poner en práctica estos consejos no será nada sencillo. Sin embargo, hacerlo te traerá muchos beneficios a tu organización

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.